Uso de ziconotide intratecal para el tratamiento del dolor c

Uso de ziconotide intratecal para el tratamiento del dolor c.

Editorial:
DIEGO MARIN
Año de edición:
Materia
Medicina clinica e interna
ISBN:
978-84-17750-96-1
Páginas:
95
Colección:
O.VARIAS
-5%
15,00 €
14,25 €
IVA incluido
Pedido a proveedor

El dolor es una sensación inherente a la condición humana que cumple una función biológica muy importante, pero además es una de las manifestaciones clínicas de múltiples enfermedades. El 20% de la población o más padece dolor crónico, hecho que tiene grandes repercusiones individuales sociales, laborales, asistenciales y económicas.

Aunque para los clínicos, en general, el síntoma es la guía habitual para establecer un diagnóstico y por tanto un plan terapéutico en el caso del dolor crónico, es necesario saber que es un proceso neurosensorial complejo. En el interviene un auténtico sistema nociceptivo, formado por estructuras nerviosas y mecanismos que constituyen una entramada red de neuropéptidos, receptores, canales de iones, transductores intracelulares etcétera que extienden y perpetúan la sensación dolorosa más allá de la lesión, por tanto el tratamiento no solo debe dirigirse a la causa sino que también deben tratarse los mecanismos fisiopatológicos que intervienen en la sensación dolorosa.

Son numerosos los fármacos y avances realizados en el campo de la terapéutica del dolor crónico enfocados al tratamiento de los pacientes. Desde los AINEs hasta las técnicas intervencionistas, pasando por los distintos analgésicos de la escalera analgésica de la OMS. La administración de fármacos vía espinal supuso un punto de inflexión y un avance importante en este campo. La morfina ha sido durante años el fármaco Gold Standard, y la referencia para el uso intratecal en el tratamiento del dolor crónico. Sin embargo, sus invariables y nada desdeñables efectos secundarios han motivado la investigación de nuevas terapias.

En 1979 se descubre una toxina derivada del veneno de caracol marino Conus magnus y más tarde se descubre y evidencia que al bloquear de forma selectiva los canales de calcio, localizados en el Sistema Nervioso Central, produce una correcta y eficaz analgesia cuando es administrado vía intratecal. En el año 2004 y 2005, las autoridades reguladoras ame